que es azoospermia infertilidad masculina

Infertilidad masculina: qué es azoospermia

En ocasiones, no lograr el embarazo no está relacionado con factores femeninos. De acuerdo con las estadísticas, el 50 por ciento de los casos de infertilidad se relacionan con el varón. Uno de los casos por los que el hombre no logra embarazar a su pareja, es la ausencia o el bajo conteo de espermatozoides en el líquido seminal. Por ello, en esta ocasión decidimos hablarte sobre qué es la azoospermia, el término médico que se le atribuye a este padecimiento.

Continúa leyendo para que sepas los tipos de azoospermia que existen y su tratamiento para que logres tu sueño de formar una familia. 

¿Qué es azoospermia? Definición

Es un padecimiento relacionado con la infertilidad masculina que se caracteriza por una falta total de espermatozoides en el semen. Ciertamente la azoospermia es rara ya que solo alrededor del 1 por ciento de los hombres la tiene; sin embargo, es la raíz de entre 10 a 15 por ciento de casos de infertilidad.

Los espermatozoides se producen en los testículos. Viaja a través del tracto reproductivo y se mezcla con el líquido que se encuentra en los conductos seminales. Juntos, los espermatozoides y este líquido producen semen, la eyaculación espesa y blanca que sale del pene.

Con azoospermia, los espermatozoides se eliminan de la ecuación. Es posible que haya eyaculado, pero no contiene esperma. Es posible que esté familiarizado con el término “recuento bajo de espermatozoides”, pero la azoospermia, por otro lado, se conoce como “sin recuento de espermatozoides”.

Existen dos grupos de azoospermia, obstructiva y no obstructiva, las cuales se dividen en tres tipos dependiendo del origen:

  • Azoospermia pretesticular: es causada por una producción deficiente de las hormonas responsables de la creación de los espermatozoides.
  • Azoospermia testicular: es causada por cualquier anomalía en la función o estructura de los testículos.
  • Azoospermia postesticular: es causada por problemas con la eyaculación debido a una obstrucción de algún tipo en el tracto reproductivo.

Para una mejor comprensión, la azoospermia obstructiva significa que no se producen espermatozoides debido a algún bloqueo en algún lugar desde el testículo hasta el conducto eyaculatorio en la uretra.

Por otro lado, la azoospermia no obstructiva significa que no hay suficiente producción de espermatozoides en el semen. Un testículo puede producir cantidades muy pequeñas que deben extraerse quirúrgicamente para usarlas en la FIV. También se puede dar el caso en el que no haya absolutamente ninguna producción de espermatozoides.

Causas de los diferentes tipos de azoospermia

causas de los diferentes tipos de azoospermia

Cada tipo de azoospermia tiene su propio conjunto de posibles causas o condiciones asociadas:

Azoospermia pretesticular (no obstructiva)

Este tipo de padecimiento puede deberse a determinados trastornos genéticos. Por ejemplo: 

  • El síndrome de Kallmann, el cual afecta la capacidad del cuerpo para producir la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH) y puede, a su vez, afectar la producción de esperma. 
  • Problemas con el cerebro, específicamente el daño al hipotálamo o la glándula pituitaria, también pueden causar este tipo de azoospermia. 
  • La ingesta de ciertos medicamentos o estar en algún tratamiento de radiación contra el cáncer pueden ser factores determinantes.

Azoospermia testicular (no obstructiva) 

Esta puede ocurrir debido a las siguientes causas:

  • Anorquia o ausencia de testículos.
  • Criptorquidia: cuando los testículos nunca bajaron.
  • Testículos que no producen espermatozoides (síndrome de células de sertoli solamente).
  • Detención espermatogénica o testículos que no producen espermatozoides maduros.
  • El síndrome de Klinefelter es otra posibilidad y puede ocurrir cuando una persona nace con los cromosomas XXY en lugar de XY. Esta afección se diagnostica hasta la edad adulta.

Otros factores que influyen:

  • Paperas al final de la adolescencia.
  • Tumores.
  • Radiación.
  • Diabetes.
  • Cirugía previa.
  • Reacciones a ciertos medicamentos.
  • Varicocele (cuando las venas que provienen de los testículos están dilatadas/anchas).

Azoospermia postesticular (obstructiva) 

Este tipo obstructivo está presente en aproximadamente el 40 por ciento de los casos de azoospermia. La obstrucción puede ocurrir debido a una conexión faltante en alguna parte del sistema reproductor, como en el epidídimo o los conductos deferentes que mueven y almacenan los espermatozoides.

Las condiciones congénitas también pueden causar obstrucción. Por ejemplo, la ausencia congénita bilateral de los conductos deferentes (CBAVD) es una afección genética en la que pueden faltar los conductos de los conductos deferentes que transportan los espermatozoides desde los testículos. Está asociado con tener o portar genes para la fibrosis quística.

Otras causas de azoospermia obstructiva incluyen cosas como infección previa o actual, quistes, lesiones o vasectomía.

Síntomas de azoospermia

Es posible que no se presente ningún síntoma hasta que sus esfuerzos para conseguir el embarazo no tengan éxito. Cualquier otro signo o síntoma que encuentre puede estar más relacionado con otras causas, como desequilibrios hormonales o afecciones cromosómicas genéticas.

De lo contrario, los posibles síntomas pueden incluir:

  • Bajo deseo sexual.
  • Disfunción eréctil.
  • Hinchazón o malestar alrededor de los testículos.
  • Disminución del vello en la cara o el cuerpo.

¿Cómo saber qué tipo de azoospermia tengo? Diagnóstico

azoospermia diagnostico

La forma más básica de que le diagnostiquen a alguien este padecimiento es mediante un análisis de semen. El médico pedirá que se eyacule en un recipiente para enviar la muestra a un laboratorio para su análisis. Si no se observan espermatozoides vivos en el eyaculado, es posible que haya azoospermia.

Asimismo, junto con un examen físico, el médico estará interesado en su historial médico. Pueden hacer preguntas sobre:

  • El historial de fertilidad, si ya se han concebido hijos anteriormente.
  • Antecedentes familiares.
  • Enfermedades que hubo en la infancia y adolescencia.
  • Cirugías o procedimientos que ha tenido en el área pélvica o el tracto reproductivo
  • Antecedentes de infecciones, como infecciones del tracto urinario (ITU) o enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Exposición previa o actual a radiación o quimioterapia.
  • Uso indebido de drogas o alcohol.
  • Enfermedad reciente que involucró fiebre alta.
  • Exposición reciente a altas temperaturas.

Otras técnicas para obtener algún diagnóstico también pueden ser:

  • Análisis de sangre para evaluar los niveles hormonales o las condiciones genéticas.
  • Ultrasonido para visualizar el escroto y otras partes del tracto reproductivo.
  • Imágenes del cerebro para buscar problemas con el hipotálamo o la glándula pituitaria.
  • Biopsias para examinar más de cerca la producción de esperma.

Azoospermia: tratamiento

La azoospermia obstructiva se puede tratar reconectando o reconstruyendo los tubos o conductos que no permiten que fluya el esperma. Esto puede significar cirugía u otros procedimientos. Los tratamientos hormonales y los medicamentos también pueden ayudar si la causa subyacente es una baja producción de hormonas.

La azoospermia no obstructiva, por otra parte, puede o no responder al tratamiento médico. Sin embargo, hay buenas noticias: es posible que aún se pueda lograr el embarazo mediante la fecundación in vitro o la inyección intracitoplasmática de esperma.

¿Cómo se logra esto? El médico puede extraer el esperma de los testículos con una aguja pequeña. Esta recuperación también se puede realizar durante una biopsia. El procedimiento puede funcionar incluso si solo tiene unos pocos espermatozoides presentes en los testículos.

Si se elige seguir este camino, es importante recibir asesoramiento genético para comprender la causa raíz y cómo puede afectar a los hijos.

Cómo prevenir la azoospermia

como prevenir la azoospermia

Hay algunas formas de proteger la producción de esperma en casos de azoospermia causada por cosas como lesiones o ciertos medicamentos.

Se recomienda hacer lo siguiente:

  • Mantenerse alejado de cualquier actividad, como los deportes de contacto duro, que puedan dañar los testículos y el tracto reproductivo.
  • Evitar o limitar la exposición a la radiación. Depende del trabajo que se desempeñe.
  • Consultar con el médico sobre los beneficios y riesgos de los medicamentos que pueden afectar la producción de esperma.
  • Evitar actividades que puedan exponer sus testículos a altas temperaturas, como saunas o baños de vapor.

Remedios naturales que pueden ayudar

  • Llevar una dieta llena de alimentos integrales y ricos en nutrientes para fomentar la producción de esperma.
  • Hacer ejercicio regularmente. Puede ayudar a aumentar los niveles de testosterona.
  • Hacer yoga o meditación para reducir los niveles de estrés. El cortisol (hormona del estrés) puede impactar la producción de testosterona.
  • Preguntar con un especialista en fertilidad sobre los recursos naturales y los suplementos que pueden promover la fertilidad masculina, como el Tribulus terrestris, semilla negra, coenzima Q10, ácido fólico, castaño de indias, L-carnitina, Panax Ginseng y zinc.

En Red Crea esperamos haber resuelto tus dudas sobre qué es azoospermia, sus causas, síntomas y tratamiento. Nuestro objetivo no es solo informar, sino ayudar a las muchas familias que no han logrado el embarazo a tener a su bebé en casa. Por ello, contamos con especialistas capacitados en Estados Unidos, Japón, España y Dinamarca que han logrado traer al mundo miles de latidos a través de la medicina reproductiva.

Queremos ayudarte y hacer tu sueño realidad. Puedes comenzar agendando tu primera cita en cualquiera de nuestras dos clínicas: 

clinica de fertilidad cta blog