que-es-una-cirugia-reproductiva

¿Qué es una cirugía reproductiva?

La palabra cirugía, es un término que puede generar incertidumbre en algunas de las áreas de las medicina. Sin embargo, para la medicina reproductiva, este concepto se asocia de inmediato con las posibilidades de tener un bebé. Pueden existir diferentes diagnósticos para que una mujer necesite de una cirugía reproductiva: ligadura de trompas, o alguna anomalía dentro de su aparato reproductivo como los miomas. 

Continúa leyendo este artículo, para que sepas todo lo relacionado con este procedimiento que se caracteriza por ser uno de los más comunes para resolver irregularidades relacionadas con infertilidad.

Definición de cirugía reproductiva

En palabras de un médico especialista en reproducción, la cirugía reproductiva es el conjunto de procedimientos que permiten restaurar la anatomía del aparato genital femenino. Entre estos se incluyen la realización de laparoscopia, histeroscopia y cirugía para mioma.

¿En qué casos se prescribe una cirugía reproductiva?

  • Endometriosis: hasta el 15% de las mujeres con infertilidad lo presentan. Se trata de la presencia de tejido endometrial que ha migrado a zonas cercanas al útero. Estos implantes forman la endometriosis, pero mediante la laparoscopia es posible clasificarla, diagnosticarla y tratarla oportunamente.
  • Miomas (tumores benignos): es un diagnóstico muy frecuente, ya que el 30% o 40% de las mujeres los presentan. En ciertos casos está indicada su recepción o su retiro a través de una miomectomía. Aquí, se retiran los tumores sin la necesidad de perder el útero. 
  • Ligadura de trompas o salpingoclasia: cuando las pacientes muy jóvenes se sometieron a una operación de este tipo, pero después desean tener otro bebé por nuevas nupcias o algún otro motivo. En primera instancia se ofrece una Fertilización In Vitro; sin embargo existen casos reversibles que pueden reconectar las trompas y lograr el embarazo de nuevo. 
  • Quistes ováricos: son un hallazgo frecuente en mujeres en edad reproductiva. Muchos de ellos se eliminan con medicamento y no requieren cirugía. Aunque, los que son grandes o persistentes, que duran más de varios meses, pueden requerir cirugía. En este caso, a través de una laparoscopia  se pueden extirpar.

Tipos de intervenciones quirúrgicas

Como leíste en el apartado anterior, los distintos diagnósticos, requieren de diferentes alternativas; entre ellas se encuentran las siguientes:

Histeroscopia

Es un procedimiento que se puede aplicar cuando existe la sospecha de alguna alteración a nivel de la cavidad uterina; pueden ser malformaciones congénitas, miomas, pólipos o tabiques uterinos. Permite en un mismo tiempo hacer el diagnóstico y el tratamiento, resecando cualquier alteración que se encuentre en ese nivel. Y así, considerar la restauración anatómica del útero.

Se puede realizar en el consultorio con sólo anestesia local sobre el cérvix para identificar lesiones. El resto del procedimiento se puede realizar en el quirófano con anestesia general.

Laparoscopia

A través de esta cirugía es posible corregir la obstrucción de las trompas uterinas, que pueden estar dañadas por alguna infección, endometriosis o cirugías previas. Su objetivo es corregir y dejar permeables las trompas. 

Consiste en hacer pequeñas incisiones en la pared abdominal para visualizar directamente la cavidad pélvica y del abdomen para identificar con más precisión las diferentes estructuras que se encuentren. 

Recanalización tubaria

Cuando existen obstrucciones internas en las trompas de Falopio, se realiza una laparoscopia. Se inserta un catéter delgado a través de un orificio de entrada en una de las trompas. Después se introduce líquido a presión; si sale del otro lado de la trompa, la permeabilidad habrá sido recuperada y existirán posibilidades de un nuevo embarazo.

Por otra parte, si se requiere la reversión de la salpingoclasia, se tendrá que realizar una tuboplastia.   

Miomectomía

Es la cirugía para mioma que mencionamos al inicio. Este procedimiento se divide en dos operaciones: la histeroscopia quirúrgica y la laparotomía. En la primera, se retiran los tumores con el histeroscopio, y en la segunda consiste en una cirugía abierta para retirar los miomas submucosos que se encuentran en la capa más interna del útero.

Procedimiento

  1. Primera consulta

En cada tipo de cirugía varía lo que sucede en la primera consulta. No todos los diagnósticos son iguales; sin embargo en la primera consulta, en la clínica de fertilidad realizan una evaluación de la anatomía del aparato genital. Si se encuentra alguna alteración como endometriosis, miomas o quistes, puede que seas candidata a una cirugía y continuar con los siguientes pasos.

  1. Estudios

A partir de este paso, el proceso para cualquier tipo de intervención será el mismo. Te harás los estudios necesarios para descartar que no eres candidata a algún otro tratamiento de mayor complejidad. Entre ellos se encuentra la histerosalpingografía y la sonohisterografía. La última consiste en inyectar un líquido estéril a través del cuello uterino; al mismo tiempo se tomarán imágenes del interior con un ultrasonido. 

  1. Segunda consulta

En esta etapa se analizan los estudios complementarios para establecer un diagnóstico certero y continuar con otros estudios preoperatorios, los cuales son los pasos 4 y 5.

  1. Biometría hemática

Consiste en un conteo sanguíneo completo que busca conocer de manera detallada y específica el estado de salud de la paciente de acuerdo con tres tipos de células sanguíneas: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.

  1. Tiempos de coagulación

Son estudios que miden los segundos que tarda la sangre para comenzar a coagular. Se realizan antes de cualquier tipo de intervención quirúrgica para que los especialistas corroboren que la cicatrización de la paciente será la adecuada.

  1. Cirugía reproductiva

Este último paso dependerá de lo que el médico especialista realice: histeroscopia, laparoscopia, miomectomía o recanalización de trompas.

Beneficios 

Para conocer más a detalle este procedimiento, puedes ver el siguiente video:

https://www.youtube.com/watch?v=MSNlxDz6zXk&feature=youtu.be

Precio de una cirugía reproductiva en México

Cada intervención tiene un nivel de complejidad distinto. Es por eso, que la lista de costos varía en función a dicho nivel. Por ejemplo, la histeroscopia, tiene un precio de $7,500 MXN. En cambio, la laparoscopia oscila entre los $55,000 a $60,000 MXN. Por lo tanto, la recanalización tubaria, cuenta con un costo parecido, rondando los $60,000 MXN, y la miomectomía los $55,000 MXN.

Los estudios, honorarios médicos, tiempos de hospitalización y complementos se contabilizan a parte. Sin embargo, pese a esto, es más económico que un tratamiento de alta complejidad como la Fecundación In Vitro. 

Cabe mencionar que no todas las clínicas realizan este tipo de tratamientos. La cirugía reproductiva puede ayudarte a tener un embarazo de manera natural. En Red Crea, pensamos en ofrecerte un diagnóstico personalizado. No vendemos paquetes de intentos. Además nuestros especialistas están certificados en países como Japón, Estados Unidos, Dinamarca y España. Puedes confiar en cada uno de los procedimientos que implementamos.

Acércate, queremos ayudarte a cumplir tu sueño de ser mamá.