tipos de infecciones vaginales afectan tu fertilidad

Tipos de infecciones vaginales, ¿afectan tu fertilidad?

Las causas de infertilidad son diversas y están relacionadas con muchos factores. En ocasiones anteriores, te hemos hablado sobre algunas que tienen que ver con intervenciones quirúrgicas, tratamientos médicos, o de otro origen; sin embargo, varias están ligadas directamente con lo que sucede con tu cuerpo. Por ello, en esta ocasión te contaremos sobre los tipos de infecciones vaginales más comunes, así como sus síntomas y su relación con tu fertilidad.

Este tipo de infecciones aparecen cuando en tu vagina el equilibrio natural se altera y como resultado se da la proliferación de hongos, bacterias o parásitos, o bien cuando se ha tenido en el pasado una vida sexual con poca prevención. Continúa leyendo para que sepas cómo tratarlas durante tu búsqueda del embarazo.

1.- Candidiasis

candidiasis tipos de infecciones vaginales

La cándida o candidiasis es una infección provocada por un hongo conocido por el mismo nombre. Puede afectar distintas partes del cuerpo como la boca, provocando en ocasiones inflamación en el esófago si el hongo se llega a extender. Cuando aparece en la vagina y en las zonas genitales crea erupción y picor. 

Es un padecimiento que los profesionales de la salud consideran que todas las mujeres padecerán por lo menos alguna vez en su vida ya que existen factores fisiológicos, genéticos y adquiridos. En el caso del sexo femenino, es más común que aparezca en el embarazo o en el periodo premenstrual. Además, el ambiente húmedo y el calor pueden favorecer la infestación de esta dermatosis.

Causas de candidiasis

  • Alteración de la flora intestinal o genital provocada por una ingesta prolongada de antibióticos.
  • Humedad prolongada y excesiva.
  • Aumento de glucosa en la sangre por diabetes, sobrepeso, obesidad, alcoholismo, o un consumo excesivo de carbohidratos.
  • Ropa interior hecha con materiales sintéticos.
  • Disminución de la función del sistema inmune por quimioterapias, trasplantes, o el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Cambios hormonales a causa del embarazo o del uso de anticonceptivos hormonales.

¿Puedo embarazarme si tengo candidiasis?

Si bien las infecciones por hongos generalmente no causan ningún daño a largo plazo, son incómodas y el tratamiento puede demorar un par de días en comenzar a funcionar. Si estás tratando de ser mamá, el mayor peligro de tener candidiasis es la recomendación no practicar relaciones sexuales. Aunque es posible que no tengas ganas de tenerlas de todos modos, hasta que te hayas curado; sin embargo, esto puede hacer que pierdas tu periodo más fértil de cada mes.

Si llegas a mantener relaciones sexuales con tu pareja, toma en cuenta que puede no sólo ser doloroso o incómodo, sino que también corres el riesgo de que se prolongue o reaparezca después del tratamiento; incluso, puede transmitirse a tu pareja, aunque eso es raro.

Es importante saber que las infecciones de este tipo ocasionalmente se curan por sí solas, así que necesitarás de la receta de algún médico para que te recomiende algún medicamento de venta libre para tratarla.

2.- Vaginosis bacteriana

tipos de infecciones vaginales vaginosis bacteriana

La vaginosis bacteriana o VB es la más común de todos los tipos de infecciones vaginales que existen en la actualidad. Es incluso más frecuente que el caso anterior. Esta se caracteriza por ser una infección relacionada con el florecimiento de bacterias causado por un pH vaginal elevado.

Aproximadamente el 50% de las mujeres infectadas con esto no tienen síntomas, pero cuando estos se presentan, pueden ser similares a las infecciones por hongos, como picazón, ardor y secreción maloliente. La VB tiene consecuencias para la salud más graves en comparación con la candidiasis.

Aunque las complicaciones no son comunes, la vaginosis no se cura por sí misma. De hecho, si no se atiende, puede extenderse a los órganos reproductores y provocar una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) que puede aumentar las probabilidades de volverte infértil y presentar algún embarazo ectópico. 

Diferencias entre vaginosis y candidiasis

La mejor manera de saber si tiene una candidiasis, vaginosis bacteriana u otro tipo de infección, es acudiendo al médico para una prueba.

Como te mencionamos anteriormente, la VB no siempre presenta síntomas, pero los que aparecen pueden ser similares a una candidiasis: picazón, ardor, aumento de la secreción y relaciones sexuales dolorosas. Una diferencia importante es la apariencia y el olor de la secreción.

Las infecciones por hongos pueden causar un aumento de la secreción blanca que se caracteriza por un aspecto de “requesón”. La secreción será inodora o tendrá un olor a levadura (piense en el olor a pan o cerveza). La VB, por otro lado, puede causar una secreción fina, blanca o grisácea que recubre las paredes vaginales y tiene un olor a pescado fuerte y distintivo.

¿Puedo embarazarme si tengo vaginosis bacteriana?

Cuando se trata de relaciones sexuales, se aplican los mismos principios que para las infecciones por hongos. Consulta las recomendaciones de un profesional cuando presentes las primeras señales. 

Si terminas usando medicamentos de venta libre para una infección por hongos y resulta que tienes VB, los síntomas pueden empeorar significativamente. Es probable que el médico te recete antibióticos para tratar este tipo de padecimiento.

Dado que los efectos secundarios de una infección por vaginosis bacteriana son más graves y pueden causar complicaciones en el embarazo, asegúrate de que la infección haya desaparecido por completo.

3.- Clamidia

tipos de infecciones vaginales clamidia

A diferencia de los dos tipos de infecciones vaginales anteriores, la clamidia es una enfermedad de transmisión sexual. Es más común de lo que imaginas ya que se puede transmitir a través de sexo vaginal, anal u oral. La bacteria que la provoca se encuentra en el semen, el líquido preeyaculatorio y en las secreciones vaginales; puede infectar la vagina, el cuello uterino, la uretra, ojos y garganta. 

Síntomas de clamidia

La mayoría de las personas con clamidiasis no tienen síntomas y se sienten perfectamente bien, por lo que puede que ni siquiera sepan que están infectadas.

Sin embargo, las mujeres pueden notar lo siguiente:

  • Secreción vaginal anormal.
  • Sensación de ardor al orinar.

¿Puedo embarazarme si tuve clamidia?

Las mujeres embarazadas con clamidia, corren el riesgo de transmitirle la infección a su bebé durante el parto. Esto podría causarle una infección ocular o neumonía al recién nacido. Tener esta enfermedad también puede aumentar las probabilidades de dar a luz al bebé demasiado pronto.

Si estás embarazada, debes hacerte la prueba de clamidia desde la primera visita prenatal. Las pruebas y el tratamiento son las mejores formas de prevenir problemas de salud.

Afortunadamente la clamidia tiene cura con el tratamiento adecuado. Pero, tanto tú como tu pareja deberán suspender las relaciones sexuales hasta completarlo y cuando el médico lo indique.

4.- Tricomoniasis

tipos de infecciones vaginales tricomoniasis

La tricomoniasis, o tric es una enfermedad de transmisión sexual (ETS) muy común. Es causada por una infección con un parásito protozoario llamado Trichomonas vaginalis. Aunque los síntomas de la enfermedad varían, la mayoría de las mujeres que tienen el parásito no pueden saber que están infectadas.

A pesar de que este tipo de infección es curable, es una de las más comunes y afecta más a mujeres que a hombres, ya que tienen más probabilidades de contraerla al momento de tener relaciones sexuales. Al día de hoy, no está claro por qué algunas personas con la infección presentan síntomas y otras no. Probablemente depende de factores como la edad y la salud general de una persona. Las personas infectadas aún sin síntomas pueden transmitirla a otras personas.

Embarazo con tricomoniasis, ¿es posible?

Es posible embarazarte si padeces tricomoniasis; sin embargo, debes hablar con tu médico o con algún especialista en fertilidad. Esta enfermedad puede causar que el bebé nazca de manera prematura o con bajo peso al nacer (menos de 2.5 kg).  

¿Cómo prevenir infecciones vaginales recurrentes?

Para evitar los tipos de infecciones vaginales como la vaginosis bacteriana y la candidiasis puedes cambiar tu dieta y eliminar otros hábitos, como usar jabones perfumados. Esto puede ayudar a mantener saludable el pH vaginal y las bacterias. 

Existen varias recomendaciones para prevenir futuras infecciones, tales como:

  • Aliméntate con una dieta rica en frutas y verduras para mantener en óptimas condiciones las bacterias buenas que hay en tu cuerpo (flora intestinal y genital).  
  • Ten cuidado con el azúcar en bebidas, salsas, aderezos, sopas y demás. Selecciona productos que no tengan azúcar añadida.
  • Si tienes que tomar antibióticos, habla con tu médico para saber hasta cuándo y cómo.
  • Considera tomar probióticos y comer yogur (natural sin azúcar agregada).
  • No te duches tan seguido. Esto para que se regule tu pH vaginal.
  • Utiliza jabones y detergentes sin fragancia.
  • Si nadas, cámbiate la ropa deportiva o el traje de baño mojado lo antes posible.
  • Orina después del coito.
  • Asegúrate que tu ropa interior sea 100% algodón.
  • Usa tampones y toallas sanitarias libres de químicos o una copa menstrual.

La clamidia y la tricomoniasis en este caso se previenen de otra manera, a través de preservativos como el condón. Sin embargo, sabemos que al estar buscando un bebé solamente tienes relaciones sexuales con tu pareja; por lo tanto, es indispensable el cuidado en su relación en todos los aspectos.

Si eres una mujer que padece alguno de estos tipos de infecciones vaginales, lo más recomendable es acudir con especialistas en ginecología y fertilidad para que te proporcione el tratamiento adecuado. En Red Crea contamos con profesionales de la salud reproductiva que desde hace más de 25 años atienden a mujeres para que logren su sueño de ser mamá.

El primer paso ya lo has dado, es momento de agendar una cita para que recibas atención personalizada en caso de requerirla, para que logres el embarazo de principio a fin con éxito.

clinica de fertilidad cta blog